De puente a puente

7 abril, 2019

A pesar de que daban lluvia todo el finde hace un día espléndido para patear así que pillo las botas y marcho a Rucandio.

En la zona hay varios arroyos y pequeñas surgencias y quiero comprender un poco mejor su funcionamiento y encontrar alguna conexión (o todo lo contrario) entre la Gargolla y Carapapunio. Recorro el bosque que hay entre ambas cavidades. Es un bosquecillo de encinas, avellanos y laureles muy guapo y repleto de afloramientos calizos y dolinas. Junto a el hay un «prao» surcado por un pequeño arroyo. Lo sigo hasta que desaparece por un pequeño agujero. Por desgracia no es practicable. Aunque el agua se cuela por ahí, el cauce ya seco continua unos cuantos metros… y es precisamente al final de este cauce donde encuentro algún agujero con posibles que habrá que revisar con más calma con el resto del equipo…

Lo más probable es que las aguas que surgen de la Gargolla provengan de este arroyo.

Escrito por


Categorias: cantabria, espeleo, prospección, Riotuerto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *