Pedrada

9 abril, 2019

Aprovechando que anochece más tarde, Pedro y yo decidimos acercarnos un rato a Rucandio para tratar de desatascar el sumidero localizado este fin de semana.

Tras inspeccionar de nuevo la zona, llegamos al agujero y… al tajo… sacamos unas cuantas piedras pero sin la herramienta adecuada mover las grandes es «una matada»… una se nos resiste especialmente, improvisamos una palanca con un gran tronco pero no hay manera de sacarla (ni de meterla)… tras un rato de infructuosos intentos volvemos a la cordura y decidimos aplazar la desobstrucción para otro día que llevemos la herramienta adecuada.

Exploramos un par de agujeros más y volvemos a casa…

Topo protegiendo su madriguera

Escrito por


Categorias: desobstrucción, espeleo, Riotuerto

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *