Huesos

13 junio, 2019

Entre las múltiples cavidades pendientes de revisar, hay unas por la zona de Ritoca metidas entre un eucaliptal recientemente quemado que muy posiblemente dejen de ser accesibles en cuanto vuelva a crecer la vegetación (aka. zarzas asesinas) así que nos ponemos a ello.

La primera es una sima junto a un madroño. Tiene unos 7 metros de profundidad y en su base se adivina una oquedad junto a cientos de huesos y calaveras varias. La oquedad es una pequeña cueva con alguna posibilidad de continuación aunque bastante remota.

Madroño vs Torca vs Pedro
Torca desde abajo

La segunda es una cueva descendente formada bajo una gran piedra. Esta colmatada de piedras sueltas. No se detecta corriente ni tampoco muchas posibilidades de continuación así que abandonamos.

Pedro entre las piedras

Seguimos pateando la zona y nos colamos con más resignación que ganas por algún agujero de topo… para variar sin continuación y siendo positivos también sin «topos asesinos».

Agujero inmundo

Ya por último nos asomamos a una sima cuyo fondo está completamente obstruido pero entrando por un lateral hay posibilidades de continuación. Hay que montar un pequeño pasamanos y se nos hace tarde así que lo dejamos para la próxima visita.

Proximamente…

Escrito por


Categorias: exploración, Riotuerto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *